Afromexicanos: Hijos de la luna

Queen Muhammad Ali y Hakeem Khaaliq son dos antropólogos visuales quienes decidieron que su misión es desmitificar prejuicios y documentar las vivencias de comunidades indigenas y de ascendencia africana en todo el planeta. Esta no es una tarea fácil, sobre todo cuando existe el fetiche de propagar información incorrecta sobre comunidades de color (en este punto la neta todos estamos desinformados sobre el resto), eliminar o desestimar su relevancia cultural y aportes a la humanidad. En nuestra darling Arizona incluso prohibimos el estudio de estos grupos. Pero ellos tienen dos poderosas herramienta a su favor: arte y tecnología.

Hace unos días estaba chilautenado por Roosevelt luego de comer en una de las múltiples opciones cercanas a esa calle, cuando vi que dentro de la galería MonOrrchid se exhibía la fotografía de una niña morena con los ojos más penetrantes que he visto, una futura “bruja”. Sus ojos cargaban historias e historia. Entré, el título de la exhibición era Invisible Mexico. Para sus creadores laexposición es un retrato antropológico de la diáspora africana en comunidades de Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Chiapas, Michoacán y otros estados de México.

Un manojo de groupies ya acorralaba a los artistas y era casi inapropiado no colarme a escuchar la narración. Pero no sólo era una explicación, la experiencia era también interactiva gracias a una tecnología conocida como realidad aumentada. Con esa madre más, ya andaba enganchado.

Precisamente la cara que puse al ver la primera foto. Foto: Jimaral Marshall.

Queen y Hakeem van y vienen de México desde los 90’s y por distintos proyectos (algunos podemos mencionarlos, otros, es mejor que queden en el pasado). Viajaron por diversos lugares, muchos como para mencionar en este párrafo escuálido. No obstante, es importante mencionar que sus viajes los llevaron a visitar lugares con grandes concentraciones de población afromexicana y lamentablemente desconocidas.

Hakeem y Queen, que son de Los Ángeles, narraban a los espectadores las anécdotas detrás de ciertas fotografías, como el lugar donde fueron tomadas y su contexto. Gracias a una aplicación de un dispositivo móvil que ellos crearon con la Universidad de Arizona, conectaron inmediatamente con la audiencia y crearon un ambiente de aprendizaje para todos los presentes.

La experiencia vuela la tapa de los cesos a los asistentes. Foto: Jimaral Marshall.

La explicación sobre lo que es la realidad aumentada es un tanto teórica y geeky, pero para ilustrar los detalles de la exhibición, podemos decir que cuando uno superpone su dispositivo móvil con una de las fotografías, éstas se animan y proveen información adicional sobre la imagen colgada en la pared. Pero esto no es macumba –aunque estoy seguro que los curanderos antiguos sí se darían un susto! Esta realidad aumentada es una colaboración entre Queen, Hakeem, la Universidad de Arizona y Bryan Carter, catedrático de Estudios Africanos de esa casa de estudios. La iniciativa produjo Blippar, una applicación móvil la cual expande la experiencia del arte fuera de las galerías y transporta al espectador a una realidad diferente: donde habitan lxs retratadxs.

Pero más allá de la “amplificación” de una experiencia, su realidad bidimensional tiene un fondo único y detrás de las fotografías, persiste una historia ignorada de manera negligente. Mi ignorancia sobre comunidades afromexicanxs en México y de este lado de la frontera me agarró a bofetadas (este micro documental habla sobre la población afromexicanx en Califas).

Es raro que afromexicanxs se dejen retratar ya que se consideran feos gracias a siglos de sometimiento y marginación. Foto: Hakeem Khaaliq.

Hakeem luego explicó a los presentes la historia detrás Yanga (Nyanga o Gaspar Yanga, el significado de su nombre se los doy luego…), un caudillo del estado de Veracruz que despertó a todo un pueblo y lideró la resistencia contra la Corona Española y cuya fotografía está incluida en la exhibición. El nombre me resonó y de pronto me cayó el veinte. Hay un lugar en el Departamento de La Paz en Bolivia que se llama Los Yungas. Yo soy boliviano y tengo un lugar especial en el corazón reservado para la saya, un género musical afroboliviano que está über cool, así que naturalmente estaba curioso y me pregunté si habría una conexión, especialmente cuando este bosque tropical se extiende desde el norte de Perú y Argentina, pasando por Bolivia y subiendo hasta Colombia y Venezuela.

Lo que se sabe de Nyanga es que fue aprehendido en algún lugar de la región Brong-Ahafo de Ghana y que desembarcó en la costa de Veracruz después de 1550. Fue brevemente esclavizado hasta que escapó y lideró una cruzada de 30 años en contra del Imperio Español… ¡Toma! En realidad Nyanga fue el primer gran libertador de América. Mucho antes que Simón Bolivar hiciera su revuelta en Sudamérica, Nyanga selló un tratado con los españoles para que esclavos libres adquieran la soberanía en un territorio independiente y libre de gachupines.

Nyanga, el primer libertador de América. Foto: hakeem Khaaliq.

Queen y Hakeem fueron inspirados por la historia de Nyanga, pero también se dieron cuenta que muchos descendientes de africanos sentían un vacío en sus raíces, su historia; que no había una representación fidedigna sobre ellos.

“Si no cambiamos estas historias y los prejuicios, nadie lo hará”, expone Hakeem.

De acuerdo con Queen, esta es la razón principal por la que produjeron este show y la colección de fotografías que reflejan una década de trabajo y viajes a Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Tepoztlán y la Costa Chica. Asimismo, nos cuenta cómo la percepción que estas comunidades tienen de sí mismas ha afectado su autoestima con respecto a otros mexicanos. ¡No mamen! No fue hasta un censo interno en el 2015 que los afromexicanos podían identificarse como tales, porque hasta entonces no había una caja que pudieran marcar en el formulario para identificarse. Esto es precisamente por que no hay conocimiento sobre la prevalencia de comunidades afromexicanas, porque todo se enfoca en comunidades indigenas o mestizos. Además no son ni siquiera considerados minoría, porque de acuerdo con el gobierno, no pueden serlo sin un idioma autóctono que les caracterice. Como consecuencia, su historia ha sido mínimamente documentada.

Pero hay esperanza, existe un nuevo orgullo en ser afromexicano y ahora pueden identificarse con su legado como expone esta doñita. De la misma forma, artistas visuales y antropólogos constantemente viajan hacia esas regiones y otras en el continente americano donde existen comunidades de descendencia africana, y que sus historias no son documentadas.

Hallazgos en sitios arqueológicos de México, demuestran la presencia de descendientes africanos. Foto: Hakeem Khaaliq.

Invisible Mexico se estará exhibiendo hasta este First Friday 7 de abril en la galería MonOrchid ubicada en 214  E. Roosevelt St. Phoenix, AZ. Visiten el espacio, intercalen con los artistas y sus obras.

¿Listos para el significado de Nyanga? En corto significa curandero, pero esta descripción es genérica y blanqueada. A nuestro parecer Occult Zulu provee una respuesta que nos satisface un poco más y eleva el mito del caudillo a otro nivel. Básicamente lo que significa es más acercado a “persona que realiza rituales lunares”. Las plantas y la naturaleza reaccionan a los ciclos lunares y en Africa antigua existían humanos especiales o “elegidos” que sabían cuando realizar diversos rituales para incrementar la eficacia de dichas ceremonias. Estos personajes eran venerados, vistos como salvadores y les llamaban Nyanga.

Una vez más, visiten la galería y siéntanse menos ignorantes sobre el mundo en el que viven, en este caso la ignorancia no es una bendición, es un pecado mortal. Les dejo con esta rola que está muy apropiada y fue recientemente estrenada.

SHARE IT: